Apple emite 12 mil millones de deuda

Cuando se mencionan conceptos como el de oferta de deuda o emisión de bonos a la práctica totalidad de los lectores les vendrá a la cabeza una decisión gubernativa, o, incluso, una forma de financiación del sector público. Pero nada más lejos de la realidad. Las grandes empresas –y las que no son tan grandes– también pueden tomar decisiones de este tipo. Un claro ejemplo de ello ha sido Apple. La multinacional radicada en Cupertino, California, ha hecho pública su decisión de lanzar 12 mil millones de dólares de deuda.

Se trata de una cantidad importante,  cuyos vencimientos se mueven entre los dos y los 30 años, y en la que también se han contemplado bonos ecológicos. A pesar que Apple cuenta actualmente con 216 mil millones en efectivo, ha tenido que realizar esta emisión debido a que cerca del 93% de sus reservas de capital se encuentran fuera de las fronteras de los Estados Unidos.

Sin embargo, no es la primera vez que esta compañía norteamericana revoluciona el mercado de deuda con medidas como la mencionada. Hace casi dos años, en el verano de 2013, hizo la mayor emisión de su historia, sacando a la venta 17 mil millones de dólares. Desde entonces, la compañía ha destinado 153 mil millones a dividendos y a recompras de acciones. Sin embargo, la de febrero de 2016 ha sido la primera ocasión en la que Apple ha lanzado bonos ecológicos.

Un compromiso con el medio ambiente

Apple

Precisamente, estos bonos se compensarán de la misma manera que el resto del paquete ofertado, aunque los fondos que se recauden gracias a ellos irán destinados a la financiación de proyectos ambientales. De esta forma, la compañía pretende profundizar en su compromiso con la naturaleza.

De hecho, la emisión de deuda ecológica ha ido ganando importancia en los últimos años en diferentes empresas, al mismo ritmo que se ha incrementado la importancia de los proyectos orientados a la lucha contra el cambio climático. Por ello, muchas compañías, como Apple, se han sumado a la mencionada corriente, pretendiendo mejorar su imagen a través de políticas de Responsabilidad Social Corporativa (RSC)….

En definitiva, el mundo de las multinacionales tecnológicas está cambiando a pasos agigantados, bien sea a través de nuevas políticas empresariales, de RSC o con la aparición de gadgets  rompedores –un claro ejemplo de ello es Google–. ¿Te animas a participar de estas transformaciones?