Argentina crea tecnología propia para imprimir 3D

En muchas ocasiones, ciertos gadgets se crean en un lugar y, desde ahí, se difunden al resto del mundo. Sin embargo, se trata de una tendencia que, progresivamente, se va quebrando gracias a la inversión en I+D+i que están realizando muchos países. Un claro ejemplo de ello es Argentina, donde el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) ha apostando claramente por nuevos diseños.  Varios miembros de este Instituto han desarrollado una placa electrónica novedosa que permite utilizar las impresoras 3D sin necesidad de emplear modelos extranjeros.

Además, el nuevo diseño –basado en un sistema integrado de hardware y software– permite un mayor número de funcionalidades, como el manejo de motores y cabezales, el control de la temperatura o el acceso a internet. “Una diferencia importante que lo distingue de las plataformas basadas en Arduino es la posibilidad de expandir funciones, gracias a que posee un microcontrolador más poderoso”, explica el ingeniero Gustavo Alessandrini, perteneciente al Centro INTI-Electrónica e Informática.

De esta forma, Argentina quiere ponerse a la cabeza en el impulso de este tipo de desarrollo. “El objetivo es agregar valor al sector nacional de impresión 3D, para diferenciarlo de tecnologías de origen importado y favorecer el desarrollo de sistemas que se adecúen a las características de la producción local”, subraya Raquel Ariza, coordinadora del equipo que impulsa el proyecto. De hecho, los trabajos se encuentran financiados por el Ministerio de Ciencia Tecnología e Innovación Productiva del país, informan desde el INTI.

A día de hoy, los encargados del diseño están en pleno proceso de prueba del hardware y dando los últimos retoques al software. De esta forma, y si los trabajos siguen su ritmo, se prevé que para finales del 2016 el prototipo de la placa estará funcionando, aseguran desde el INTI. De esta forma, Argentina contribuirá al desarrollo tecnológico mundial y permitirá la existencia de nuevas fórmulas que faciliten la impresión 3D. Y todo con tecnología nacional, sin necesidad de importar. Sin duda, una propuesta innovadora. ¿Te animas a participar de ella?