Chip implantado para aficionados de equipo de futbol argentino

El equipo de Tigre de la Primera División Argentina anunció en su cuenta oficial de Twitter que los hinchas podrán ingresar al estadio por “biohacking”. Se trata de un chip implantado en el cuerpo que lleva todos los datos del socio. “El hincha podrá acceder al estadio con sólo acercar su cuerpo al lector de ingreso”, versaba el mensaje.

Este anuncio despertó la curiosidad de aficionados y no aficionados. Algunas cuestionaron la factibilidad de la medida, con visos de desconfianza y escepticismo.

“Queríamos ser los primeros en el mundo en implementar este sistema. Es lo mismo que llevar el carnet del club, y está en una etapa experimental”, dijo Ezequiel Rocino, secretario general del Club Atlético Tigre, el vocero oficial de esta iniciativa.

Rocino no dio detalles sobre el origen, marca y precio de los componentes utilizados, aunque aclaró que fueron importados de Estados Unidos, y que en esta primera instancia fueron los mismos integrantes del club quienes pusieron a prueba el sistema de chip RFID (Radio frecuency identification, identificación por radiofrecuencia), del tamaño de un grano de arroz, encapsulado en un pequeño contenedor de vidrio, que se comunica de forma inalámbrica con el receptor.

Así, los datos almacenados en el implante pueden llegar a un sistema informático para procesar dicha información.

Esto implantes se remontan a 2004, cuando la firma VeriChip logró la autorización de la FDA (Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos) para comercializar este sistema para usos médicos. Mediante este sistema la compañía planeaba confirmar la identidad de una persona, el tipo de sangre y hasta el historial médico de un paciente inconsciente.
El uso de chips RFID era exclusivo para la identificación de ganado y de mascotas. Cuando se intentó extender su aplicación a los humanos, por lo general se encontró con el rechazo y las críticas por ser un sistema invasivo a la privacidad de las personas.

En 2006 una empresa de seguridad y videovigilancia Citywatcher.com implementó este sistema en un grupo de empleados voluntarios para facilitar el acceso a determinadas áreas de la compañía. Ante las críticas recibidas por organizaciones defensoras de los derechos digitales, la firma dijo que el programa era voluntario, y nadie estaba obligado a registrarse.

Con información de Clarin Deportes