Nanosatélites desde Argentina ahora en órbita

Fue hace unas pocas horas. Todos los argentinos estaban atentos del acontecimiento. Absolutamente todos. La empresa nacional Satellogic diseñó dos nanosatélites, “Fresco” y “Batata”, que ya se encuentran en órbita. El lanzamiento se produjo esta semana desde China y a pesar de la distancia, los habitantes del país latinoamericano no dudaron en seguir el evento.

Ambos nanosatélites han sido desarrollados en Argentina y en su interior cuentan con una memoria conocida como MeMOSat. La misma se encuentra programada por el grupo interdisciplinar LabOSat. Entre las posibilidades del diseño se encuentra el trabajo bajo contextos de muy alta radiación. “Las MeMOSat son memorias resistivas conformadas por dos películas metálicas con un óxido entre medio de unos 20 nm de espesor, con propiedades de resistencia eléctrica, que nos envían información desde los satélites y nos permiten estudiar su comportamiento en estos ambientes hostiles”, explica Federico Golmar del Centro de Micro y Nanoelectrónica del INTI (CMNB), que forma parte del grupo LabOSat, informan desde el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI).

Golmar insiste en las bondades de los mencionados desarrollos de Satellogic, que tienen una gran cantidad de funcionalidades. “Son como laboratorios en miniatura para probar componentes electrónicos en ambientes adversos, que se comercializarán en un futuro”, confirma. “Lo destacable de los dos aparatos  es que se trata de la primera experiencia argentina en la puesta en órbita de nanosatélites con fines comerciales, que en este caso van a abocarse al monitoreo de campos y cultivos”, subrayan desde el INTI.

Por el momento, ambos desarrollos orbitarán a 500 kilómetros de la tierra, siendo los 27.000 kilómetros por horas su velocidad de crucero. Una rapidez que les posibilitará dar 15 vueltas diarias a la Tierra. Pero lo más importante son las funcionalidades de estos nanosatélites, y muy especialmente de sus MeMOSat. “Estas memorias tienen un alto potencial porque son más económicas, portátiles y versátiles que las que actualmente se ofrecen en el mercado internacional; y podrán utilizarse en la industria en otros ambientes hostiles más allá del espacial”, narra Liliana Fraigi, directora del CMNB. Y tú, estimado lector, ¿te unes a Argentina en su apuesta tecnológica?

Fuente: La Nación AR