PlaNet adivina el emplazamiento de las fotografías

Parece magia pero no lo es. La empresa Google –muy activa últimamente en la investigación de nuevas aplicaciones– ha desarrollado un programa denominado PlaNet, que permitirá conocer los lugares que fueron retratados en las fotografías. Muy fácil, pensarán algunos. Sólo hay que acudir al autor y preguntarle dónde ha tomado la imagen. Pero con la nueva APP del gigante tecnológico esto no hará falta.

Pero, ¿cómo es posible? PlaNet puede conocer la mencionada localización a través del escaneo del paisaje que aparece en la foto. Ni más ni menos. El sistema que está desarrollando Google consigue su objetivo mediante la descomposición de la imagen en píxeles. Así, las informaciones obtenidas se cruzan con los contenidos existentes en una base de datos propiedad de la empresa. De esta forma, se consiguen observar las coincidencias necesarias.

Precisamente, PlaNet –que nace del acrónimo inglés de Planeta y Red– cuenta con más de 90 millones de imágenes registradas de todo el mundo. Una cifra que asusta, pero que le permite desarrollar sus funcionalidades. En este sentido, los impulsores de esta tecnología han dividido el mundo en 26.000 sectores, cuyo tamaño depende del número de fotografías sacadas en cada uno de ellos. Así, una vez aislados los píxeles, la búsqueda del posible origen de la imagen es mucho más asumible.

Los ensayos realizados con PlaNet han comenzado a arrojar los primeros resultados positivos. En una de las primeras pruebas analizaron 2,3 millones de fotografías, que previamente se encontraban geoetiquetadas en Flickr. En un 28,4% de los casos se supo el país en el que habían sido tomadas, en un 10,1% la ciudad y en un 2,6% la calle. En cambio, si se elegía como referencia el continente, el nivel de conocimiento se incrementaba hasta el 48%. Todo un logro del mencionado diseño.

“Creemos que PlaNet tiene una ventaja sobre los seres humanos, porque ha visto muchos más lugares que cualquier persona podría visitar jamás. Además, ha aprendido los matices de las señales sutiles de las diferentes escenas, que son difíciles de distinguir incluso para un ser humano que haya viajado mucho”, señalaba Tobias Weyand, uno de los integrantes del equipo de Google encargado de impulsar el nuevo diseño.

PlaNet, sin duda, abre un sinfín de posibilidades. Pero, al mismo tiempo, genera problemas éticos, como el del mantenimiento de la privacidad e intimidad del usuario. En cualquier caso, ¿qué opinas de este nuevo avance? ¿Te animas a utilizarlo?