Video: Reseña Samsung Galaxy S6 edge+

Un nuevo Galaxy ha llegado a México y aunque parece no ser completamente nuevo, sí promete robar muchas miradas dentro de la gama Premium. Su diseño está 100% inspirado en su antecesor, incluso, si no fuera por el hecho de que esta versión “plus” es notablemente más grande que el S6 Edge normal, hasta podríamos decir que se ven como el mismo teléfono. En la parte superior ya no tiene el puerto infrarrojo pero eso es un detalle que sólo los más observadores notarían y que para ser franco, dudo mucho que sea algo que a la gente le parezca relevante.

La diferencia de dimensiones se deben a que la pantalla ahora es de 5.7 pulgadas, afortunadamente en la anchura no hay un crecimiento abismal, por lo cual, se puede sujetar con mucha firmeza con una sola mano, pero en lo largo sí se nota el cambio, ya que mide 15.4 cm, casi 1 cm más que el antecesor y que créanme sí son notables a la vista. Personalmente me parece que el tamaño del S6 Edge es mucho más manipulable y menos estorboso pero también entiendo que hay muchas personas para las que el tamaño del teléfono (hablando específicamente de la pantalla) sí les convence más –cuando se ve y se siente grande.

Respecto a los materiales y acabados, como ya lo mencioné anteriormente, tenemos todo exactamente igual y mi opinión sigue siendo la misma: es un teléfono muy elegante, el más atractivo en cuestión de diseño que ha hecho la marca porque combina plástico, cristal y metal en un mismo cuerpo y a diferencia del Xperia Z1, Z2 y Z3, no se le impregnan tan fácilmente las huellas dactilares. Sí sucede, pero es menos propenso.

Ve la nota completa aquí.